Las infraestructuras sostenibles europeas, en su «punto óptimo»
Insights

Las infraestructuras sostenibles europeas, en su «punto óptimo»

  • ILas infraestructuras son un elemento crucial de una economía y una sociedad en buen funcionamiento. Ahora bien, no todas las infraestructuras son creadas iguales. Una verdadera diversificación resulta indispensable para construir una cartera defensiva y resiliente con arreglo a la consolidada narrativa sobre infraestructuras.
  • Pese al descenso sin precedentes de la actividad económica y las emisiones de carbono, el calentamiento mundial no ha desaparecido. El ímpetu por acelerar la marcha hacia un futuro con menos emisiones de carbono adquirió un renovado sentido de urgencia.
  • La incertidumbre ha venido para quedarse. La forma en la que vivimos, trabajamos, viajamos y consumimos ha cambiado y probablemente tendrá efectos duraderos en el tipo y en la manera en la que se proporcionan las infraestructuras.
  • Estamos convencidos de que nuestra hipótesis y nuestra estrategia de inversión a largo plazo, que otorgan prioridad a los temas de tecnología, disrupción y sostenibilidad, están bien posicionadas para sacar partido de la rápida transformación del orden económico.
En el turbulento año 2020, las infraestructuras representaron un aparente «refugio seguro», al mostrar una relativa resiliencia. No obstante, las perturbaciones sin precedentes que sacudieron la clase de activos en el conjunto de sectores industriales y regiones (de forma simultánea y en un breve periodo de tiempo) han alentado la reflexión sobre varios asuntos.
En primer lugar, las infraestructuras son un elemento crucial de una economía y una sociedad en buen funcionamiento. Ahora bien, no todas las infraestructuras son creadas iguales. Por ejemplo, los activos de transporte basados en la demanda, como los aeropuertos y las autopistas de peaje, se llevaron el peor golpe. Las energías renovables se comportaron bien, pese a la caída del 5% anual en la demanda energética,1 mientras que las energías renovables no relacionadas con el sector de la electricidad, como los biocombustibles, junto con las energías convencionales, se vieron más perjudicadas por los efectos de la crisis de la COVID-19. Los activos regulados y bajo contrato se beneficiaron de una mayor estabilidad, al tiempo que los activos digitales se perfilaron como claros ganadores. La clave está en el nivel de sensibilidad a los ciclos económicos, y no en la etiqueta. Este año nos ha recordado que una verdadera diversificación resulta indispensable para construir una cartera defensiva y resiliente con arreglo a la consolidada narrativa sobre infraestructuras.
En segundo lugar, las infraestructuras siguen resultando muy interesantes para los inversores. Es más, las perspectivas de unos tipos de interés más bajos durante más tiempo incrementaron aún más el atractivo de los activos que pueden ofrecer flujos de efectivo constantes. La recaudación de fondos durante los nueve primeros meses de 2020 ascendió a 78.500 millones de USD, el segundo mayor nivel para dicho periodo desde 2015.2 Además, la sostenibilidad en general está de moda, y las entradas en los fondos de los mercados públicos sumaron en total más de 50.000 millones de EUR en el tercer trimestre de 2020, lo que equivale a un 40% de todos los flujos de fondos europeos.3
En tercer lugar, pese al descenso sin precedentes de la actividad económica y las emisiones de carbono, el calentamiento mundial no ha desaparecido. El ímpetu por acelerar la marcha hacia un futuro con menos emisiones de carbono adquirió un renovado sentido de urgencia. Al mismo tiempo, la pandemia puso de relieve las desigualdades sociales y los puntos débiles en nuestras sociedades. La idea de que los negocios necesitaban una «licencia social» para operar cobró impulso e incrementó el apetito de los inversores por la inversión social. Los gobiernos europeos proclamaron la inversión en infraestructuras como un medio para estimular la economía poscoronavirus a través de importantes paquetes de medidas fiscales verdes.

La pandemia ha puesto de relieve las desigualdades sociales y los puntos débiles en nuestras sociedades. La idea de que los negocios necesitaban una “licencia social” para operar cobró impulso, lo que incrementó el apetito de los inversores por la inversión social

En cuarto lugar, la incertidumbre ha venido para quedarse. La forma en la que vivimos, trabajamos, viajamos y consumimos ha cambiado y probablemente tendrá efectos duraderos en el tipo y en la manera en la que se proporcionan las infraestructuras. El año 2020 demostró que, incluso en el sector de las infraestructuras, las transiciones pueden producirse a una velocidad increíble. Las infraestructuras digitales ofrecen un ejemplo perfecto: tras la migración masiva hacia el trabajo y el estudio desde casa, la demanda de datos se multiplicó. Esto aceleró rápidamente una tendencia estructural que se veía venir desde hace tiempo, y las infraestructuras de comunicación se convirtieron en un elemento esencial de una economía en buen funcionamiento. Una encuesta elaborada por McKinsey4 estima que esta aceleración (equivalente al ritmo de tres o cuatro años) está impulsando el crecimiento de los centros de datos, por ejemplo.

¿Dónde creemos que podemos encontrar valor en 2021 en las infraestructuras de los países centrales? He aquí nuestra respuesta: en la enorme cantidad de inversión que se necesita para lograr el objetivo europeo de una transición hacia las energías sostenibles

Por todo ello estamos convencidos de que nuestra hipótesis y nuestra estrategia de inversión a largo plazo, que otorgan prioridad a los temas de tecnología, disrupción y sostenibilidad, están bien posicionadas para sacar partido de la rápida transformación del orden económico.
Así pues, ¿dónde creemos que podemos encontrar valor en 2021 en las infraestructuras de los países centrales (el foco de la estrategia)? He aquí nuestra respuesta: en la enorme cantidad de inversión que se necesita para lograr el objetivo europeo de una transición hacia las energías sostenibles. El Pacto Verde de la UE propone una inversión de más de 750.000 millones de EUR5 para respaldar esta transición, con iniciativas centradas en el hidrógeno, la calefacción y los edificios, la carga de vehículos eléctricos, el almacenamiento de energía y las baterías. Como cabría esperar, muchas de las oportunidades en estos sectores se hallan en el mercado de mediana capitalización.
Si bien muchos sectores son nuevos, creemos que la inversión en activos de transición (a saber, los activos «marrones» que ofrecen servicios sociales y económicos esenciales, pero que tienen claras y ambiciosas aspiraciones para convertirse en activos «verdes») representa una importante fuente de generación de alfa.
Miramos al futuro con entusiasmo. El enorme ímpetu por lograr una recuperación verde refuerza aún más nuestra hipótesis de inversión y genera más oportunidades.
14 enero 2021
Ingrid Edmund
Ingrid Edmund
Gestora de carteras senior
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados
apple-podcast
Spotify
listen-on-Stitcher-badge
castbox
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados

PDF

Las infraestructuras sostenibles europeas, en su «punto óptimo»

1 https://www.iea.org/news/renewable-power-is-defying-the-covid-crisis-with-record-growth-this-year-and-next, November 2020.

2 Infrastructure Investor; Q3 Fundraising Report 2020. https://www.infrastructureinvestor.com/fundraising-reports/

3 Morningstar, October 2020.

4 https://www.mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/how-covid-19-has-pushed-companies-over-the-technology-tipping-point-and-transformed-business-forever, October 2020. 5 https://

5 https://www.reuters.com/article/us-eu-bonds-environment-idUSKCN24G1HD, July 2020.

Información importante

La investigación y el análisis incluidos en este documento han sido realizados por Columbia Threadneedle Investments para sus propias actividades de gestión, podrían haber sido utilizados con antelación a su publicación y están disponibles aquí de forma incidental. Las opiniones expresadas son en la fecha de publicación pero están sujetas a cambios sin preaviso y no deberían ser tomadas como consejo de inversión. La información obtenida de fuentes externas se considera fiable pero su exactitud o integridad no puede ser garantizada.

Opiniones relacionadas

10 febrero 2021

Video: Perspectivas de inversión para 2021

En este video de Perspectivas para 2021, Mark King, Director de Contenido, comenta junto con William Davies, Director de Inversiones & Director Global de Renta Variable, y algunos de nuestros principales gestores de carteras las perspectivas para la economía y los mercados, así como los temas, tendencias y eventos que se esperan ver en 2021.
Tiempo de lectura - 3 min
21 enero 2021

Discover our market outlook for 2021

Our investment experts share their views on markets for 2021. Click below to access all our viewpoints.
Read time - 2 min
19 enero 2021

Sonal Sagar

Gestora de Carteras, Renta Variable Británica

Renta variable sostenible del Reino Unido: respaldar los negocios responsables que salen reforzados de la crisis de coronavirus

Conforme evolucionaba la crisis de la COVID-19, los aspectos sociales (S) de la inversión ASG (criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo) pasaron claramente a un primer plano.
Tiempo de lectura - 5 min

También puede interesar

Enfoque de inversión

El trabajo en equipo nos define y es fundamental en nuestro proceso de inversión, estructurado para facilitar la generación, consecución e implementación de grandes y fuertes ideas de inversión para nuestras carteras.

Fondos

Columbia Threadneedle Investments dispone de una amplia gama de fondos de inversión que cubre diversos objetivos de inversión.

Capacidades de inversión

Ofrecemos un amplio abanico de soluciones y estrategias de inversión gestionadas activamente que abarcan mercados y clases de activos a escala mundial, regional y nacional.