Un extraño año de luces y sombras en Asia-Pacífico (excl. Japón)
Insights

Un extraño año de luces y sombras en Asia-Pacífico (excl. Japón)

  • Los mercados de renta variable tocaron fondo rápidamente hacia finales de marzo, poco después de que China anunciara que no se habían producido nuevos contagios por primera vez desde el inicio del brote en Wuhan. Para los inversores en Asia, este anuncio representaba una importante señal de que la transmisión de la enfermedad se podía contener.
  • Gracias al giro digital tanto de las actividades corporativas como del consumo, las tecnologías de hardware y software lograron ganar terreno, acelerando así las tendencias ya existentes en el periodo precoronavirus. El robusto ecosistema digital chino, sumamente representado en el índice de China, permitió el retorno del crecimiento económico en el segundo trimestre, dado que la producción comenzó a levantar el vuelo una vez contenida la propagación del coronavirus. Así pues, China podría registrar un crecimiento del 2% en el conjunto del año 2020, una cifra holgadamente superior a la de los países desarrollados.
  • La administración de Trump mantuvo su actitud bélica con respecto a China. En concreto, siguió ejerciendo presión sobre los aliados de Estados Unidos para que dejaran de utilizar los equipos de telecomunicaciones 5G de Huawei, y adoptó medidas destinadas a restringir las cadenas de suministro de equipos y chips de semiconductores de elevada calidad de las compañías chinas. Esto obligó a China a emprender el camino de la autosuficiencia en las cadenas de suministro, sobre todo en los componentes de alta tecnología.
  • La presidencia de Joe Biden debería alentar el retorno de la diplomacia profesional de Estados Unidos, y los esfuerzos por «sanar América» deberían tener un efecto terapéutico en el resto del mundo, incluidas las relaciones de Estados Unidos con China y Australia, aunque parte del daño podría perdurar.
Si tuviera que explicar brevemente la evolución de los mercados asiáticos (excl. Japón) en 2020, diría que, tras unos dolorosos reveses, el ingenio humano y el tesón por superarlos han acabado triunfando. Puede que este resumen sea demasiado optimista si tenemos en cuenta cuánto ha sufrido el mundo con la pandemia de la COVID-19, pero no resulta tampoco demasiado exagerado si podemos presentar la rentabilidad del mercado bursátil como veredicto.

El daño de la pandemia

Los mercados de renta variable tocaron fondo rápidamente hacia finales de marzo, poco después de que China anunciara que no se habían producido nuevos contagios por primera vez desde el inicio del brote en Wuhan. Para los inversores en Asia, este anuncio representaba una importante señal de que la transmisión de la enfermedad se podía contener. Como consecuencia de la pandemia, Estados Unidos adoptó ingentes estímulos monetarios, lo que permitió que los bancos centrales asiáticos hicieran lo propio sin temor a un desplome de las divisas. Esto suscitó un renovado optimismo.

Las perspectivas de recuperación en la era poscoronavirus sugieren un espectacular fortalecimiento de las economías de todo el mundo, y el crecimiento de Asia se verá de nuevo impulsado por China

Gracias al giro digital tanto de las actividades corporativas como del consumo, las tecnologías de hardware y software lograron ganar terreno, acelerando así las tendencias ya existentes en el periodo precoronavirus. En consecuencia, el subíndice de tecnologías de la información registró una clara rentabilidad superior (véase el gráfico 1), lo que se tradujo en sólidos resultados para los índices de renta variable de Taiwán y Corea.
Gráfico 1: Repunte impulsado por la tecnología en una economía azotada por la COVID-19
Fuente: Bloomberg, diciembre de 2020.
El robusto ecosistema digital chino, sumamente representado en el índice de China, permitió el retorno del crecimiento económico en el segundo trimestre, dado que la producción comenzó a levantar el vuelo una vez contenida la propagación del coronavirus. Así pues, China podría registrar un crecimiento del 2% en el conjunto del año 2020, una cifra holgadamente superior a la de los países desarrollados.
Ahora bien, no todas las economías asiáticas evolucionaron del mismo modo. Los países más dependientes del turismo, como Tailandia, sufrieron un duro golpe. La India, Indonesia y Filipinas también atravesaron dificultades para mantener los contagios bajo control, y carecían de sólidos ecosistemas digitales que les permitieran continuar las actividades comerciales cuando se impusieron restricciones de movilidad.

Hostilidades políticas

La administración de Trump mantuvo su actitud bélica con respecto a China. En concreto, siguió ejerciendo presión sobre los aliados de Estados Unidos para que dejaran de utilizar los equipos de telecomunicaciones 5G de Huawei, y adoptó medidas destinadas a restringir las cadenas de suministro de equipos y chips de semiconductores de elevada calidad de las compañías chinas. Esto obligó a China a emprender el camino de la autosuficiencia en las cadenas de suministro, sobre todo en los componentes de alta tecnología.
Esta iniciativa forma parte de la estrategia global de «doble circulación» de China, cuyo objetivo radica en impulsar la demanda interna como palanca del crecimiento económico. Otras prioridades de la estrategia son el fomento de los viajes nacionales y la mejora de la calidad de las marcas locales para que puedan competir con los productos extranjeros de primera categoría. Esto no significa, ni mucho menos, que China no desee formar parte de las redes de comercio mundial, como demuestra la firma, el pasado mes de noviembre, de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés) liderada por China con 10 países del sudeste asiático, Corea del Sur, Japón, Australia y Nueva Zelanda. China también está considerando su adhesión al Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP), que reemplazó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) tras la retirada de Estados Unidos como consecuencia de la política de «América, en primer lugar» de Trump.

Cambio climático

China también ha intensificado sus esfuerzos climáticos durante el año, lo que se ha traducido en un año espectacular para la renta variable gracias a las acciones vinculadas a los vehículos eléctricos y la energía solar. Estas acciones deberían seguir mostrando un buen comportamiento en 2021, ya que el presidente electo Joe Biden tratará de reactivar la lucha contra el cambio climático en los cuatro próximos años.

2021: un año más beneficioso para todos

En términos geopolíticos, la presidencia de Biden debería alentar el retorno de la diplomacia profesional de Estados Unidos, y los esfuerzos por «sanar América» deberían tener un efecto terapéutico en el resto del mundo, incluidas las relaciones de Estados Unidos con China y Australia, aunque parte del daño podría perdurar.

China ha intensificado sus esfuerzos climáticos durante el año, lo que se ha traducido en un año espectacular para la renta variable gracias a las acciones vinculadas a los vehículos eléctricos y la energía solar

Las perspectivas de recuperación en la era poscoronavirus sugieren un espectacular fortalecimiento de las economías de todo el mundo, y el crecimiento de Asia se verá de nuevo impulsado por China (según el mercado y el Banco Mundial, el gigante asiático experimentará un crecimiento del PIB real de en torno al 8%1). En este contexto, 2021 debería ser otro año excelente para la renta variable, cuyas rentabilidades sectoriales serán menos dispares. Los sectores no tecnológicos deberían experimentar un sólido repunte, aunque las acciones tecnológicas también registrarán un buen comportamiento, ya que algunos temas como las redes 5G, la inteligencia artificial, los megadatos, los vehículos eléctricos, la informática en la nube, el comercio electrónico y la emisión de vídeo en directo todavía gozan de una fuerte dinámica.
21 diciembre 2020
Image of Soo Nam Ng
Soo Nam Ng
Director de Renta Variable Asiática
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados

PDF

Un extraño año de luces y sombras en Asia-Pacífico (excl. Japón)

1 World Bank East Asia and Pacific Economic Update, openknowledge.worldbank.org, October 2020.

Información importante

La investigación y el análisis incluidos en este documento han sido realizados por Columbia Threadneedle Investments para sus propias actividades de gestión, podrían haber sido utilizados con antelación a su publicación y están disponibles aquí de forma incidental. Las opiniones expresadas son en la fecha de publicación pero están sujetas a cambios sin preaviso y no deberían ser tomadas como consejo de inversión. La información obtenida de fuentes externas se considera fiable pero su exactitud o integridad no puede ser garantizada.

Opiniones relacionadas

4 mayo 2021

Perspectivas de mercado de nuestro CIO

Hace un año, mientras la pandemia de la Covid-19 se extendía por todo el mundo, discutimos el impacto en los mercados y la economía global. En este conferencia, el CIO William Davies revisa sus predicciones, expresando sus pensamientos actuales sobre cómo será esta recuperación, qué impacto pueden tener los diferentes niveles de estímulo y la velocidad de las campañas de vacunación en Europa y EE. UU., además de las tendencias estructurales que se han acelerado por la pandemia.
Watch time - 45 min
26 abril 2021

Paul Wick

Portfolio Manager

Entrevista al gestor del fondo: Threadneedle (Lux) Global Technology

¿Todavía queda potencial alcista en los valores tecnológicos o existe el riesgo de burbuja?
Tiempo de lectura - 9 min
26 abril 2021

Simon Bond

Director de Gestión de Carteras de Inversión Responsable

El mundo en movimiento hacia el ESG

Simon Bond explica el mundo de la inversión ESG, cómo ha cambiado el panorama durante la Covid-19 y cómo se inspiró para lanzar el fondo Threadneedle (Lux) European Social Bond, un fondo que busca hacer el bien a la sociedad y generar un rendimiento financiero.
Tiempo de lectura - 7 min

También puede interesar

Enfoque de inversión

El trabajo en equipo nos define y es fundamental en nuestro proceso de inversión, estructurado para facilitar la generación, consecución e implementación de grandes y fuertes ideas de inversión para nuestras carteras.

Fondos

Columbia Threadneedle Investments dispone de una amplia gama de fondos de inversión que cubre diversos objetivos de inversión.

Capacidades de inversión

Ofrecemos un amplio abanico de soluciones y estrategias de inversión gestionadas activamente que abarcan mercados y clases de activos a escala mundial, regional y nacional.