Destellos de luz al final del túnel
Insights

Destellos de luz al final del túnel

  • Tras un 2020 lleno de altibajos en los mercados de alto rendimiento europeos, parece que 2021 se nos presenta más estable. Los temores de unos elevados niveles de impagos corporativos resultaron injustificados, lo que permitió el repunte del alto rendimiento en 2020 y sentó las bases para el próximo año.
  • Al inicio de la crisis se temía que hasta un 10% del universo de alto rendimiento europeo pudiera incurrir en impagos en el plazo de un año. Sin embargo, los paquetes de ayudas públicas han logrado mantener el número de impagos en cotas sorprendentemente reducidas y los inversores desean refinanciar compañías. „
  • En los primeros compases de 2021, la pregunta clave es con qué rapidez podrán regresar las economías a los niveles del PIB de 2019. De forma realista, creemos que este año asistiremos a un crecimiento relativamente sólido partiendo de cotas bajas, pero que tendremos que esperar a 2022 para que la recuperación supere los niveles anteriores.
  • Puesto que se prevé que continúen los estímulos monetarios y fiscales, y en vista del optimismo del mercado en cuanto a una mejora a medida que van administrándose las vacunas, el mercado europeo de alto rendimiento parece preparado para vivir un año positivo. Sin embargo, puesto que otros analistas del mercado comparten opiniones similares, esto presenta un riesgo.
Tras un 2020 lleno de altibajos en los mercados de alto rendimiento europeos, parece que 2021 se nos presenta más estable. Los temores de unos elevados niveles de impagos corporativos resultaron injustificados, lo que permitió el repunte del alto rendimiento en 2020 y sentó las bases para el próximo año. Si bien la segunda ola de la COVID-19 y la nueva cepa se revelan una rémora para la recuperación, cuando las vacunas permitan controlar el virus, tanto la economía como el alto rendimiento deberían regresar a un cierto grado de normalidad.
Echando la vista atrás, en 2020 asistimos a una notable recuperación de los mercados financieros, y el alto rendimiento no fue una excepción. La impactante combinación de medidas monetarias y fiscales aprobadas por las autoridades, a la que se sumó una refinanciación generalizada de la deuda corporativa, impulsó una fuerte recuperación después de un desalentador primer trimestre. En su momento más bajo, registrado el 23 de marzo de 2020, los mercados europeos de alto rendimiento habían retrocedido casi un 19% desde que comenzó el año, mientras que al cierre de diciembre habían crecido casi un 3%.1
Al inicio de la crisis se temía que hasta un 10% del universo de alto rendimiento europeo pudiera incurrir en impagos en el plazo de un año. Sin embargo, los paquetes de ayudas públicas han logrado mantener el número de impagos en cotas sorprendentemente reducidas y los inversores y los prestamistas han demostrado su deseo de refinanciar compañías como Rolls Royce, Lufthansa, PureGym y muchas otras que deberían ser negocios viables una vez finalizada la pandemia. El entorno de tipos de interés reducidos o cero dio a los inversores ávidos de rendimientos un incentivo para comprar valores de alto rendimiento.
Pese a todo, estamos ante un panorama alterado. A medida que los confinamientos en toda Europa se iban traduciendo en profundas contracciones económicas y sometían a las compañías cíclicas a un enorme estrés, el mercado de alto rendimiento europeo creció de tamaño en alrededor de 100.000 millones de euros,2 lo que representa un 25%, en gran parte por la rebaja de la calificación crediticia de compañías consideradas anteriormente «investment grade», que se convirtieron en lo que se denomina «ángeles caídos». Varias empresas de gran tamaño, alta calidad y bien establecidas, como Ford y Renault, pasaron a formar parte del universo de alto rendimiento y parece poco probable que su calificación vaya a revisarse al alza en el futuro próximo.

A medida que los confinamientos en toda Europa se iban traduciendo en profundas contracciones económicas y sometían a las compañías cíclicas a un enorme estrés, el mercado de alto rendimiento europeo creció, en gran parte por la rebaja de la calificación crediticia de compañías consideradas anteriormente “investment grade”, que se convirtieron en lo que se denomina “ángeles caídos”

En los primeros compases de 2021, la pregunta clave es con qué rapidez podrán regresar las economías a los niveles del PIB de 2019. De forma realista, creemos que este año asistiremos a un crecimiento relativamente sólido partiendo de cotas bajas, pero que tendremos que esperar a 2022 para que la recuperación supere los niveles anteriores. Es muy probable que el alto rendimiento registre un año menos movido, a lo que contribuirá el hecho de que numerosos emisores corporativos se refinanciaron en 2020. Alrededor del 10% del mercado (unos 45.000 millones de euros en bonos)3 se refinanció durante los 12 últimos meses, con lo que aprovechó la oportunidad de reembolsar sus bonos que vencían en 2021 y 2022 (y más adelante).
Este entorno de liquidez abundante ha hecho aflorar varias compañías «zombis» que, por ahora, son capaces de seguir existiendo. Sin embargo, existe la duda de si podrán generar efectivo suficiente para cubrir sus gastos de explotación y sus deudas cuando la economía empiece a recuperarse, teniendo en cuenta sus niveles de apalancamiento más elevados y el ritmo de la recuperación. No obstante, intentamos evitarlas analizando especialmente los flujos de efectivo, la solidez de los balances, los riesgos operativos, el valor estratégico y otros factores similares.

La liquidez abundante ha hecho aflorar varias compañías “zombis” que, por ahora, son capaces de seguir existiendo. Sin embargo, existe la duda de si podrán generar efectivo suficiente para cubrir sus gastos de explotación y sus deudas cuando la economía empiece a recuperarse

Puesto que se prevé que continúen los estímulos monetarios y fiscales, y en vista del optimismo del mercado en cuanto a una mejora a medida que van administrándose las vacunas, el mercado europeo de alto rendimiento parece preparado para vivir un año positivo. Sin embargo, puesto que otros analistas del mercado comparten opiniones similares, esto presenta un riesgo. Según nuestras previsiones, el mercado global podría generar alrededor de un 3,5%. Esta cifra tiene en cuenta un rendimiento corriente ligeramente superior al 3%, el efecto roll down de bonos que no han incurrido en impagos y los inevitables incumplimientos de pagos en los bonos de un reducido número de emisores corporativos, así como la posibilidad de que los diferenciales crediticios se contraigan de forma moderada a medida que vamos saliendo de la crisis de la COVID-19.
Se trata de una rentabilidad atractiva en un entorno de rendimientos reducidos. De hecho, en los últimos 12 meses, incluso Estados Unidos se convirtió en un país de rendimiento nulo, puesto que el tramo a corto plazo de la curva de tipos se desplomó y el rendimiento de los títulos del Tesoro estadounidense a 10 años se situó por debajo del 1%, antes de recuperar algo de terreno en respuesta a la esperanza de que se lanzaría un gran paquete de estímulos en el país. Puesto que la vacuna ofrece una salida para retornar a la normalidad, el universo ampliado del alto rendimiento europeo destaca como posible fuente de rentabilidad positiva relativamente constante.
18 enero 2021
Roman Gaiser
Roman Gaiser
Director de Alto Rendimiento, EMEA
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados

PDF

Destellos de luz al final del túnel

1 https://www.iea.org/news/renewable-power-is-defying-the-covid-crisis-with-record-growth-this-year-and-next, November 2020.

2 Infrastructure Investor; Q3 Fundraising Report 2020. https://www.infrastructureinvestor.com/fundraising-reports/

3 Morningstar, October 2020.

4 https://www.mckinsey.com/business-functions/strategy-and-corporate-finance/our-insights/how-covid-19-has-pushed-companies-over-the-technology-tipping-point-and-transformed-business-forever, October 2020. 5 https://

5 https://www.reuters.com/article/us-eu-bonds-environment-idUSKCN24G1HD, July 2020.

Información importante

La investigación y el análisis incluidos en este documento han sido realizados por Columbia Threadneedle Investments para sus propias actividades de gestión, podrían haber sido utilizados con antelación a su publicación y están disponibles aquí de forma incidental. Las opiniones expresadas son en la fecha de publicación pero están sujetas a cambios sin preaviso y no deberían ser tomadas como consejo de inversión. La información obtenida de fuentes externas se considera fiable pero su exactitud o integridad no puede ser garantizada.

Opiniones relacionadas

15 junio 2021

Maya Bhandari

Gestora de carteras, Multi activos

Threadneedle (Lux) Euro Dynamic Real Return - Celebramos su 3º aniversario

El fondo Threadneedle (Lux) Euro Dynamic Real Return ha cumplido tres años el pasado 24 de abril de este año.
Tiempo de lectura - 10 min
28 mayo 2021

Maya Bhandari

Gestora de carteras, Multi activos

Novedades sobre la asignación de activos: no cambiar - Mayo de 2021

En los juegos de cartas, "no cambiar" consiste en conservar la mano que se ha repartido sin deshacerse de otras cartas.
Tiempo de lectura - 6 min
28 mayo 2021

William Davies

Chief Investment Officer, EMEA

Previsión económica global - T2 2021

La evolución económica presentó divergencias en el primer trimestre, puesto que las infecciones por COVID-19 volvieron a repuntar en numerosos lugares del mundo, dando lugar a nuevas restricciones.
Tiempo de lectura - 5 min

También puede interesar

Enfoque de inversión

El trabajo en equipo nos define y es fundamental en nuestro proceso de inversión, estructurado para facilitar la generación, consecución e implementación de grandes y fuertes ideas de inversión para nuestras carteras.

Fondos

Columbia Threadneedle Investments dispone de una amplia gama de fondos de inversión que cubre diversos objetivos de inversión.

Capacidades de inversión

Ofrecemos un amplio abanico de soluciones y estrategias de inversión gestionadas activamente que abarcan mercados y clases de activos a escala mundial, regional y nacional.