Información sobre la asignación de activos
Insights

Información sobre la asignación de activos

Nuestra opinión sobre la situación mundial actual

La actividad económica mundial se ha parado en seco, puesto que las autoridades han intentado contener la propagación del virus que provoca el COVID-19 paralizando la economía. Ya hemos observado los primeros indicios de su impacto en los datos, como, por ejemplo, unos datos de los índices PMI europeos de una sola cifra, o la situación del empleo en Estados Unidos, donde la totalidad de los puestos de trabajo creados desde la crisis financiera mundial se han evaporado en cuestión de seis semanas. De hecho, es muy probable que los datos del trimestre actual, que abarca gran parte del periodo de confinamiento, sean considerablemente peores.

Para hacer frente a esta situación, los bancos centrales y los gobiernos han puesto en marcha medidas de estímulo que superan con creces, tanto en magnitud como en velocidad, las aplicadas durante la crisis financiera mundial. Equilibrando el coste de las paralizaciones económicas con los beneficios derivados de las medidas de estímulo, nuestras previsiones principales anticipan que la actividad económica en Estados Unidos recuperará los niveles del último trimestre de 2019 hacia finales del año próximo y que la recuperación será aproximadamente en forma de «U». Entretanto, resulta más probable que Europa, el Reino Unido y Japón experimenten una desaceleración más prolongada y que su PIB no vuelva a situarse en el nivel del año pasado hasta después de finalizado 2022.

Por tanto, en nuestra opinión, las consecuencias económicas de la pandemia se revelarán monumentales, pero acabarán siendo temporales, si bien pueden durar más que lo que prevé actualmente el consenso. Las compañías también saldrán de la pandemia con un mayor endeudamiento en sus balances.

¿Están haciendo suficiente los gobiernos y los bancos centrales de todo el mundo?

La respuesta monetaria y fiscal de los principales mercados desarrollados a la crisis ha sido sorprendente, tanto por su magnitud como por su velocidad de aplicación. La Fed, por poner un ejemplo, ha hecho más en tres semanas que en toda la crisis financiera mundial, y cabe esperar que el déficit fiscal del Gobierno estadounidense se incremente del 5% al 20% para los últimos compases de este año, lo que supone una expansión discrecional sin precedentes. Al mismo tiempo, el BCE se ha comprometido a comprar deuda pública y corporativa a unos niveles jamás vistos hasta ahora y sin las trabas de programas anteriores, con la ayuda de garantías de crédito gubernamentales y medidas de contención para que las compañías y los mercados sigan funcionando.

Está por ver si serán necesarias todavía más medidas para «rellenar el agujero» que hay en la actividad económica. No obstante, lo que ha quedado claro es que los principales bancos centrales y gobiernos han demostrado disposición para hacer «lo que sea necesario», lo cual resulta alentador. Los mercados emergentes disponen de menos margen para implantar programas de estímulo.

¿En qué segmentos de los mercados de activos debemos poner la mirada de cara al futuro?

La respuesta del mercado también ha sido asombrosa, con caídas pronunciadas (seguidas de repuntes) tanto en la renta variable como en la deuda corporativa, una volatilidad desbocadamente al alza y un considerable aumento en las correlaciones cruzadas entre activos. La deuda pública de los mercados desarrollados se ha desplomado, puesto que los mercados buscaban refugios seguros y descontaban una política de precios aún más bajos durante más tiempo.

De cara al futuro, aunque los activos de riesgo son muy sensibles al desenlace de la evolución del crecimiento económico (y a los beneficios de las compañías), la enorme incertidumbre que rodea esas variables y las contundentes medidas de respuesta adoptadas para reducir la brecha podrían implicar que los inversores «ignoren» los temores a corto plazo. Sin embargo, puesto que probablemente las compañías saldrán de esta crisis con unos balances más apalancados o en peor situación que antes, nos hemos centrado en compañías de mayor calidad, tanto en el mercado de renta fija como en el de renta variable. Nos mostramos prudentes en cuanto a la deuda pública en los actuales niveles, en especial por el acusado deterioro de las cuentas fiscales a medida que los responsables políticos intentan gestionar la crisis.

Modificaciones en la asignación de activos

Puesto que la debilidad de los datos económicos ha sido bastante más intensa de lo que muchos preveían y todavía no se refleja en las expectativas de beneficios de los analistas, hemos tratado de reducir el carácter cíclico en las carteras multiactivos, especialmente recortando las líneas en renta variable británica y japonesa y privilegiando la estadounidense.

Al mismo tiempo, queremos participar en una selección de mercados de riesgo, sobre todo en los que se han abaratado y seguramente se verán favorecidos por las medidas políticas. Por consiguiente, durante la crisis, hemos incrementado tanto la cantidad como la calidad de riesgo que asumimos.

En el segmento de renta variable, mostramos preferencia por Estados Unidos y Asia sin Japón en una estrategia bipolar de exposición cíclica y al crecimiento de calidad. El mercado estadounidense ofrece exposición a compañías de calidad con balances sólidos que parecen capaces de incrementar sus beneficios incluso en la actual coyuntura de incertidumbre. Mientras, en los países emergentes de Asia, un cierto nivel de exposición cíclica debería verse recompensado a medida que la región va saliendo de esta crisis y partes de su economía (como la producción china) muestran indicios de volver a los niveles previos al brote del virus.

En un intento por asumir riesgo de calidad también en el segmento de renta fija, mostramos una gran preferencia por el crédito con calificación investment grade, en el cual las compañías bien capitalizadas parecen mejor posicionadas para capear el temporal. Si bien los diferenciales se han contraído desde sus niveles amplios de los últimos días de marzo, siguen siendo asequibles en comparación con los niveles medios a largo plazo, y la coyuntura técnica es más halagüeña gracias a unas condiciones de liquidez netamente mejores y la reapertura del mercado primario de emisión. Al mismo tiempo, los fundamentales parecen relativamente sólidos, puesto que el crédito de alta calidad se perfila como uno de los beneficiarios específicos de las medidas adoptadas en respuesta a la crisis.

Gráfico 1: Instantánea de la asignación de activos

Instantánea de la asignación de activos
Fuente: Columbia Threadneedle Investments, a 21 de mayo de 2020.
20 mayo 2020
Maya Bhandari and Felicity Long
Maya Bhandari and Felicity Long
Gestora de Carteras & Gestora de Carteras de Clientes
Compartir artículo
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados
apple-podcast
Spotify
listen-on-Stitcher-badge
castbox
Compartir artículo
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados

PDF

Información sobre la asignación de activos

Información importante

La investigación y el análisis incluidos en este documento han sido realizados por Columbia Threadneedle Investments para sus propias actividades de gestión, podrían haber sido utilizados con antelación a su publicación y están disponibles aquí de forma incidental. Las opiniones expresadas son en la fecha de publicación pero están sujetas a cambios sin preaviso y no deberían ser tomadas como consejo de inversión. La información obtenida de fuentes externas se considera fiable pero su exactitud o integridad no puede ser garantizada.

Opiniones relacionadas

10 febrero 2021

Video: Perspectivas de inversión para 2021

En este video de Perspectivas para 2021, Mark King, Director de Contenido, comenta junto con William Davies, Director de Inversiones & Director Global de Renta Variable, y algunos de nuestros principales gestores de carteras las perspectivas para la economía y los mercados, así como los temas, tendencias y eventos que se esperan ver en 2021.
Tiempo de lectura - 3 min
21 enero 2021

Discover our market outlook for 2021

Our investment experts share their views on markets for 2021. Click below to access all our viewpoints.
Read time - 2 min
19 enero 2021

Sonal Sagar

Gestora de Carteras, Renta Variable Británica

Renta variable sostenible del Reino Unido: respaldar los negocios responsables que salen reforzados de la crisis de coronavirus

Conforme evolucionaba la crisis de la COVID-19, los aspectos sociales (S) de la inversión ASG (criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo) pasaron claramente a un primer plano.
Tiempo de lectura - 5 min

También puede interesar

Enfoque de inversión

El trabajo en equipo nos define y es fundamental en nuestro proceso de inversión, estructurado para facilitar la generación, consecución e implementación de grandes y fuertes ideas de inversión para nuestras carteras.

Fondos

Columbia Threadneedle Investments dispone de una amplia gama de fondos de inversión que cubre diversos objetivos de inversión.

Capacidades de inversión

Ofrecemos un amplio abanico de soluciones y estrategias de inversión gestionadas activamente que abarcan mercados y clases de activos a escala mundial, regional y nacional.