2021: tengamos fe en las bajas tasas de descuento
Insights

2021: tengamos fe en las bajas tasas de descuento

  • Cuando a la perturbación descomunal y simultánea para la actividad económica provocada por la COVID-19 se respondió con unas políticas igualmente ingentes y simultáneas, nosotros, como la mayoría, revisamos considerablemente a la baja nuestras expectativas de crecimiento económico y de los beneficios en 2020.
  • Desde entonces, se han dado tres hechos que han vuelto a inclinar la balanza, si bien esta vez a favor de un cierto carácter cíclico con un presupuesto de riesgo más neutral por la cifra mucho mayor de vacunas significativamente más eficaces para la COVID-19 de lo previsto y unas contracciones en 2020 mucho menos notorias de lo que se temía, lo que ha dado lugar a pronósticos más en forma de V en relación con el crecimiento económico y de los ingresos.
  • Nosotros nos hemos dedicado a aumentar la exposición a renta variable japonesa y de los países emergentes asiáticos, que mantenemos junto con las estadounidenses. También nos siguen interesando los mercados de crédito, pero, al normalizarse los diferenciales, estamos aumentando gradualmente nuestra inversión en crédito de mayor rendimiento que también debería beneficiarse del mejor contexto cíclico, además del mantenimiento de la política sumamente flexible. Son segmentos en los que vaticinamos las mejores rentabilidades ajustadas al riesgo en los próximos 12 a 18 meses.
  • Las previsiones centrales de Columbia Threadneedle apuntan a un máximo del 2% para los rendimientos de EE. UU. a 30 años y un 1% a 10 años, lo que debería allanar el terreno para rallies más duraderos.
Tanto los mercados financieros como nosotros hemos recorrido mucho camino desde los días más oscuros de la primavera hasta los días más luminosos del invierno (impropios de la estación). En marzo pasado, cuando a la perturbación descomunal y simultánea para la actividad económica provocada por la COVID-191 se respondió con unas políticas igualmente ingentes y simultáneas, nosotros, como la mayoría, revisamos considerablemente a la baja nuestras expectativas de crecimiento económico y de los beneficios en 2020.
A pesar del estímulo, el impacto a corto plazo de los «parones repentinos» de la actividad económica iba a ser enorme. No obstante, también incrementamos sustancialmente nuestra exposición a activos de riesgo de calidad en los fondos multiactivos, los cuales mantuvimos hasta los últimos compases del verano, y aseguramos unos beneficios muy normales en segmentos aparentemente muy trastocados2 y listos para beneficiarse al máximo de las políticas sumamente flexibles, como la deuda investment grade de alta calidad y la renta variable de mayor calidad.

Nosotros nos hemos dedicado a aumentar la exposición a renta variable japonesa y de los países emergentes asiáticos, que mantenemos junto con las estadounidenses. Nos siguen interesando los mercados de crédito

Demos un salto a los días de noviembre, más luminosos, donde vemos tres hechos que han vuelto a inclinar la balanza, si bien esta vez a favor de un cierto carácter cíclico con un presupuesto de riesgo más neutral. En primer lugar, un resultado favorable de las elecciones estadounidenses que ha eliminado los riesgos de cola y ha traído consigo un alivio fiscal inesperado. En segundo lugar, una cantidad de vacunas mucho mayor y más eficaces contra la COVID-19 de lo que muchos esperaban, incluidos nosotros. Por último, pero no por ello menos importante, las contracciones menos notables de lo esperado en 2020, que han dado pie a unas previsiones más en forma de «V» sobre el crecimiento económico y de los beneficios en países como EE. UU. y Japón, y sobre todo los mercados emergentes asiáticos, que se han superado con creces los problemas provocados por la COVID-19. Aunque esto último pueda importar menos para unos mercados que miran al futuro, que también han pasado por alto las segundas olas del virus y las consiguientes restricciones más draconianas, sienta las bases para una recuperación más sostenible.
Nosotros nos hemos dedicado a aumentar la exposición a renta variable japonesa y de los países emergentes asiáticos, que mantenemos junto con las estadounidenses. También nos siguen interesando los mercados de crédito, pero, al normalizarse los diferenciales, estamos aumentando gradualmente nuestra inversión en crédito de mayor rendimiento que también debería beneficiarse del mejor contexto cíclico, además del mantenimiento de la política sumamente flexible. Son segmentos en los que vaticinamos las mejores rentabilidades ajustadas al riesgo en los próximos 12 a 18 meses. Ahora bien, hay que tener fe en las bajas tasas de descuento para justificar los precios del mercado en la actualidad, incluso con los factores positivos que acabamos de describir.
Por otro lado, la combinación de valores de crecimiento estadounidenses y cíclicos asiáticos, todos ellos de calidad, nos permitirá captar los crecientes beneficios de los próximos dos años. Esto resulta especialmente sorprendente en un continente como Asia, con un gran apalancamiento operativo, donde se espera un crecimiento de los beneficios a un ritmo compuesto del 10% en Japón y más del 17% en los países emergentes asiáticos entre este año y 2022, y con el mismo múltiplo a futuro que en el Reino Unido, cuyos beneficios está previsto que aumenten un 0,25%. Asia ofrece también el incentivo adicional de unas condiciones monetarias nacionales flexibles: El impulso del crédito de China, por ejemplo, acaba de superar su máximo de 2016 y está a punto de igualar su nivel de 2012/2013.3
Por otra parte, las valoraciones son plenas, con el 40% de los mercados de activos actualmente una sigma por encima de sus medias a largo plazo,4 razón principal por la que somos menos positivos sobre los perfiles de rentabilidad y riesgo que hace unos meses. Las valoraciones de los índices de renta variable están por las nubes, de acuerdo con sus propias series históricas, con el yield-to-worst (rendimiento en el peor caso) de la deuda corporativa de alto rendimiento cerca del umbral mínimo histórico. Dicho de otro modo, el coste de financiación de las compañías rara vez había sido mejor.

Nuestras previsiones centrales apuntan a un máximo del 2% para los rendimientos de EE. UU. a 30 años y un 1% a 10 años, lo que debería allanar el terreno para rallies más duraderos

Las previsiones centrales de Columbia Threadneedle apuntan a un máximo del 2% para los rendimientos de EE. UU. a 30 años y un 1% a 10 años, lo que debería allanar el terreno para rallies más duraderos. De igual modo, el desanclaje de los rendimientos a largo plazo constituye uno de los mayores riesgos.
Gráfico 1: Instantánea de la asignación de activos, con los cambios recientes destacados
Fuente: Columbia Threadneedle Investments, 8 de diciembre de 2020.
21 diciembre 2020
Maya Bhandari
Gestora de carteras, Multi activos
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados
Share article
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Temas clave
Temas relacionados

PDF

2021: tengamos fe en las bajas tasas de descuento

1 Por ejemplo: los índices de gestores de compras cayeron a niveles inéditos, ni siquiera vistos en 2008-2009; la tasa de desempleo de EE. UU. se disparó desde su nivel más bajo en 50 años hasta su máximo en 80 años en solo dos meses; y en 2020 la economía del Reino Unido va a sufrir su mayor
contracción en 300 años.

2 En marzo, la deuda investment grade mundial ofrecían una remuneración a los inversores 50 veces la tasa de impago histórica, mientras que también se beneficiaban directamente de la sopa de letras de las políticas monetarias de EE. UU., el Reino Unido y Europa. Muchos índices bursátiles cotizaban
al valor contable o casi, reducido al valor materializable de los activos en caso de liquidación.
3 Análisis de Bloomberg/Columbia Threadneedle, diciembre de 2020.

Información importante

La investigación y el análisis incluidos en este documento han sido realizados por Columbia Threadneedle Investments para sus propias actividades de gestión, podrían haber sido utilizados con antelación a su publicación y están disponibles aquí de forma incidental. Las opiniones expresadas son en la fecha de publicación pero están sujetas a cambios sin preaviso y no deberían ser tomadas como consejo de inversión. La información obtenida de fuentes externas se considera fiable pero su exactitud o integridad no puede ser garantizada.

Opiniones relacionadas

15 junio 2021

Maya Bhandari

Gestora de carteras, Multi activos

Threadneedle (Lux) Euro Dynamic Real Return - Celebramos su 3º aniversario

El fondo Threadneedle (Lux) Euro Dynamic Real Return ha cumplido tres años el pasado 24 de abril de este año.
Tiempo de lectura - 10 min
28 mayo 2021

Maya Bhandari

Gestora de carteras, Multi activos

Novedades sobre la asignación de activos: no cambiar - Mayo de 2021

En los juegos de cartas, "no cambiar" consiste en conservar la mano que se ha repartido sin deshacerse de otras cartas.
Tiempo de lectura - 6 min
28 mayo 2021

William Davies

Chief Investment Officer, EMEA

Previsión económica global - T2 2021

La evolución económica presentó divergencias en el primer trimestre, puesto que las infecciones por COVID-19 volvieron a repuntar en numerosos lugares del mundo, dando lugar a nuevas restricciones.
Tiempo de lectura - 5 min

También puede interesar

Enfoque de inversión

El trabajo en equipo nos define y es fundamental en nuestro proceso de inversión, estructurado para facilitar la generación, consecución e implementación de grandes y fuertes ideas de inversión para nuestras carteras.

Fondos

Columbia Threadneedle Investments dispone de una amplia gama de fondos de inversión que cubre diversos objetivos de inversión.

Capacidades de inversión

Ofrecemos un amplio abanico de soluciones y estrategias de inversión gestionadas activamente que abarcan mercados y clases de activos a escala mundial, regional y nacional.